El Proyecto Canalejas como un referente de recuperación de edificios históricos para la ciudad y como un motor para la reactivación de la zona

El proyecto Canalejas se desarrolla en 7 edificios históricos, sedes de diferentes bancos y compañías, entre los que cabe destacar el Banco Español de Crédito, antiguo Palacio de La Equitativa (1887), el Banco Hispano Americano (1902), la sede de Credit Lyonnais (1904) y el Banco Zaragozano (1936). Dicho conjunto se encontraba internamente unido, como consecuencia de las fusiones bancarias, que permitieron que los inmuebles terminaran siendo un único complejo propiedad del Banco Santander, quedando vacío desde el año 2004, con el traslado de las oficinas a la Nueva Ciudad Financiera de Boadilla del Monte. Se trata de un conjunto de edificios vivos, en los que ha habido modificaciones continuas a lo largo de la historia. Lo más destacable son sus fachadas, se recuperan para seguir formando parte de la ciudad.

En el año 2012, tras 8 años sin uso y diferentes proyectos fallidos, comienzan los estudios preliminares y la tramitación urbanística necesarios para desarrollar el proyecto llevado a cabo. La propuesta plantea un tratamiento unitario del conjunto formado por 7 edificio, lo que permite la estratificación por plantas de los usos, frente a otros proyectos planteados anteriormente que proponían una división vertical de los usos (por edificios). Esta decisión permite incorporar a un gran hotel de lujo, de la cadena Four Seasons, en el complejo. Ahora se dispone de la superficie que requiere un hotel de estas características, lo que no era posible en un único edificio. Así mismo, facilita que la superficie comercial se disponga en las plantas próximas a la calle (-1, 0 y 1).), facilitando el buen funcionamiento y el éxito de la Galería Comercial. El conjunto de los edificios tiene nueve plantas sobre rasante (planta baja más ocho) y cuatro plantas bajo rasante.

El proyecto de Carlos Lamela, al frente del Estudio Lamela Arquitectos, recupera la riqueza de usos original del conjunto de edificios, que disponían de locales comerciales, viviendas y oficinas, la cual se perdió al convertirse en una única oficina bancaria.

El proyecto mantiene las fachadas existentes, así como la estructura de la primera crujía de dos de los edificios (Alcalá 14 y Canalejas 1), y los elementos interiores de valor histórico. El resto de la edificación es de nueva construcción, con nuevos forjados horizontales que posibilitan el uso unitario del edificio en sus diferentes plantas y se adaptan a los niveles de las fachadas existentes mediante la introducción de peldaños en las áreas próximas a las mismas. Esto ha permitido, por ejemplo, tener una circulación horizontal en los pasillos del hotel, resolviendo los encuentros con fachada mediante peldaños en el interior de las habitaciones que salven el desnivel necesario.

Las nuevas fachadas, situadas retranqueadas sobre las fachadas históricas, que son las protagonistas, las acompañan en un segundo plano, como un telón de fondo. Muestran el equilibrio entre mantener el orden individual, independiente, de cada uno de los edificios, dando continuidad al orden vertical de cada fachada, y mostrar que se trata de una intervención única y unitaria, mediante el uso de los mismos materiales y sistema constructivo para toda la intervención. Un ejemplo de convivencia entre lo clásico y lo contemporáneo. Un gran patio central dota de luz a las habitaciones y crea un espacio atemporal, alejado del bullicio y del ruido del entorno. Su fachada se desarrolla en varios planos que van realizando pequeños giros, como si de un caleidoscopio se tratara: el plano del cerramiento y el plano de la cerrajería, dotan de riqueza y profundidad a la fachada y permitien una mayor privacidad a las habitaciones.

Dado que el antiguo Palacio de La equitativa, situado en el esquinazo entre las calles Alcalá y Sevilla, es el más icónico del conjunto, es el edificio que establece tanto la geometría general de la planta, como los niveles de los diferentes forjados. Por este motivo, también, a través de este edificio se realizan los accesos al Hotel Four Seasons y a las viviendas. El lobby del Hotel se desarrolla en lo que fue el patio de operaciones del Banco Español de Crédito, realizado en los años 50, recuperándose este espacio y adecuándolo al nuevo uso.

La obra: equilibrio entre una compleja obra de ingeniería y una labor de restauración artesanal

Para llevar a cabo la conservación de las fachadas de todos los edificios y de la primera crujía de dos de ellos, ha sido necesario disponer de una compleja estructura provisional para la estabilización y el apeo de las fachadas, durante la demolición del interior de la edificación y la ejecución de la estructura definitiva. Una vez retirados cuidadosamente los elementos históricos a restaurar, y demolido el resto de la edificación, se inicia la ejecución de la obra mediante un proceso “ascendente-descendente”, que permite construir la estructura sobre rasante y la estructura bajo rasante en paralelo, lo que posibilita ganar tiempo y poder adelantar la ejecución de las plantas superiores, que van a requerir más tiempo y detalle por corresponder a las áreas públicas, pese a añadir complejidad a la ejecución y retrasar la obra de las plantas bajo rasante, que requieren menos tiempo por tratarse de áreas de apoyo y aparcamiento.

Sostenibilidad

El proyecto Canalejas permite que la ciudad vuelva a contar con unos edificios históricos recuperados y con nueva vida, reactivando esta zona emblemática de la ciudad. 

Supone una apuesta por volver al centro histórico de Madrid, dotando de actividad un área con una elevada densidad y conectividad de transporte público y alternativo.

Cabe mencionar la integración de múltiples elementos recuperados y de espacios preexistentes, como la reconversión del patio de operaciones del Banco Español de Crédito el Lobby del Hotel, o la adaptación del despacho presidencial en Suite Real…, así como la minuciosa restauración de las fachadas históricas. 

Tanto la arquitectura, como las soluciones constructivas propuestas han tenido presente buscar soluciones sostenibles, pudiendo destacar:

• Mejora del aislamiento de las fachadas y cubiertas de cara a reducir la transmitancia del edificio, y las necesidades energéticas.

• Uso de materiales de baja emisión

• Uso de madera certificada.

• Pintura fotocatalítica en fachada medianera que reduce la contaminación ambiental.

• Creación de zonas ajardinadas con especies vegetales de bajas necesidades hídricas.

• Cubiertas verdes ajardinadas y materiales de alta reflectancia solar para minimizar el efecto “isla de calor”.

• Plazas preferentes para vehículos de baja emisión y de alta ocupación.

• Control de los residuos generados en el proceso de demolición.

En cuanto a las instalaciones, se han planteado los siguientes sistemas para tratar de que el edificio sea medioambientalmente responsable:

• Uso de instalaciones eficientes, como el sistema de clima con recuperación VRV y control BMS de las instalaciones.

• Ahorro energético mediante el uso de energías provenientes de la Geotermia para la calefacción y recuperación de calor residual para las enfriadoras.

• Control de la calidad del aire interior mediante la monitorización de la concentración de CO2.

• Iluminación mediante lámparas tipo LED

• Reducción del consumo de agua interior mediante el uso de grifería y sanitarios de bajo caudal.

• Reutilización del agua de lluvia para riego.

• Tratamiento de aguas grises para aprovechamiento en aseos.

• Recarga de vehículos eléctricos.

• Sistema de extracción y filtrado de aire de las cocinas, garantizando la limpieza en la extracción.

Al proyecto está en tramitación para obtener el certificado LEED

Fuerte de la informacion:

http://www.ecoconstruccion.net/articulos-online/el-proyecto-canalejas-como-un-referente-de-recuperacion-de-edificios-historicos-para–GDyII

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *